Un rayo de esperanza en las faldas del volcán: “El Proyecto Luis de Lión”

por | Mar 7, 2019

Un rayo de esperanza en las faldas del volcán: “El Proyecto Luis de Lión”

por

“Amor, ahora la campana sonará inmensa y

sacudirá el corazón de las montañas”.

Del poemario Los poemas para el correo

Luis de Lión, 9-11-1983

En la aldea de San Juan del Obispo (municipio de la Antigua Guatemala, departamento de Sacatepéquez), en las faldas del Volcán de Agua, se encuentra el Proyecto Luis de Lión. Con ese nombre se conoce al complejo educativo compuesto por la Academia Comunitaria de Arte de San Juan del Obispo, la Biblioteca José Luis de León Díaz, Luis de Lión y la Casa Museo. A través de ellos, su creadora y los profesionales que trabajan con ella llevan a cabo una misión que tiene como objetivo el desarrollo de la comunidad rural de este rincón guatemalteco a través de la formación musical y el fomento de la lectura, teniendo como guía la recuperación de la memoria histórica y el respeto a la naturaleza.

La autora del proyecto es Mayarí de León González, hija del desaparecido escritor Luis de Lión. Para comprender la concepción del proyecto debemos contextualizar su realidad, lo que nos obliga a realizar un breve viaje a la convulsa segunda mitad del siglo XX guatemalteco. Y es que, entre los años 1960 y 1996 el país estuvo sumido en una cruenta e injusta guerra civil, conocida como Conflicto Armado Interno. Fueron tiempos de represión en Guatemala, apoyado por un contexto histórico de Guerra Fría que incentivó la caza de intelectuales, estudiantes y personas afines a la ideología comunista, demonizada por los sucesivos gobiernos. De igual modo se produjeron persecuciones y acoso a la población indígena, vulnerable en la lucha por unos derechos territoriales que les eran violados periódicamente. Según la Comisión para el Esclarecimiento Histórico, nombrada por las Naciones Unidas para recopilar datos una vez acabó el conflicto, en esta guerra desigual el ejército fue responsable del 97% de las matanzas, siéndolo la guerrilla del 3% restante. La violencia y la vulneración de derechos humanos sufrida en el país durante más de treinta años arrastran consecuencias en la forma de vida y en las instituciones presentes del estado actual. Pese a las dificultades, en 2004 vio la luz el proyecto que aquí presentamos en torno a la figura de uno de los intelectuales que con mayor crudeza sufrieron la violencia gubernamental en esos terribles años.

Luis de León Díaz, padre de la responsable del proyecto que lleva su nombre artístico, nació en la aldea de San Juan del Obispo en 1939. Proviene de una familia humilde, pero consigue asistir al Instituto para Varones Antonio Larrazabal, donde se gradúa como Maestro. Las dificultades económicas le impiden continuar su formación en la universidad, lo que frustra sus inquietudes académicas pero fomenta las intelectuales, ya que luchará por formarse a sí mismo a través de la lectura y la escritura durante toda su vida. Ejerce como profesor en diferentes escuelas de Guatemala y conoce a diversos intelectuales de la época. Además, como parte de su deseo de educar a su comunidad, funda en 1962 la biblioteca de San Juan del Obispo, germen de la actual. En ella se desarrollaron grupos en los que se formaba a la población, haciendo especial hincapié en la necesidad de educación de las niñas. Como escritor, publicó poesía, cuentos y una novela, El tiempo principia en Xibalbá (1985). Durante el Conflicto Armado Interno fue perseguido debido a su actividad en organizaciones de corte comunista. Finalmente, en una de las épocas más cruentas de la represión gubernamental, sufrió una desaparición forzada el 15 de mayo de 1984, de día y en plena calle, en Ciudad de Guatemala. Nada se supo de su suerte hasta 1999, cuando salió a la luz su asesinato a manos del ejército un mes después de su rapto. A día de hoy, se desconoce dónde se encuentra su cuerpo.

Inspirada en la figura de su padre, Mayarí de León crea en la comunidad rural de San Juan del Obispo el proyecto Luis de Lión, cuyos objetivos se fundamentan en el espíritu educador que tuvo el escritor a lo largo de su vida. Educación que no solo se centra en el aprendizaje de conceptos escolares, sino en la recuperación de la memoria histórica, tan dañada tras años de lucha desigual. Así, en el emplazamiento donde estuvo su hogar se levanta la Casa Museo, primer lugar al que se dirige a los visitantes. En la casa, decorada con poemas y dibujos que invitan a conocer soñando, se atesoran objetos que pertenecieron al autor y otros que narran aspectos relacionados con la vida cotidiana de San Juan del Obispo. Además de la casa museo, importante para la reconstrucción de la memoria en una sociedad profundamente deteriorada por la violencia y la opresión, se recuperó la biblioteca comunitaria fundada por el escritor. Su función en la actualidad es la de fomentar la lectura entre los más pequeños de la comunidad rural donde se encuentra. Así, ofrecen apoyo a los niños y niñas, con actividades de cuentacuentos y teatro con las que disfrutan en un ambiente creativo y participativo.

La Escuela Comunitaria de Arte especializada en Marimba de la Aldea de San Juan del Obispo, por su parte, ofrece formación a chicas y chicos con edades comprendidas entre los 4 y los 17 años. Fue fundada el 15 de mayo de 2008 bajo la coordinación y gestión de la Casa Museo Luis de Lión. Además de marimba, instrumento popular muy apreciado en la cultura guatemalteca, se dan clases de estimulación musical, coro y cuerdas. En la impartición de clases en instrumentos de cuerda han contado con la colaboración del Sistema de Orquestas de Guatemala, aunque a partir de este año 2019 el Sistema ha dejado de cooperar con ellos, con las consecuencias que ello podría derivar en la formación de los alumnos del proyecto. Se trata de un contratiempo más causado por la pasividad de una institución gubernamental guatemalteca. Es algo a lo que, por desgracia, están acostumbrados en un proyecto que se inició en 2008 con la promesa de la construcción de un Centro Cultural que incluiría una biblioteca, un museo y un parque infantil en San Juan del Obispo. El Estado no tardó en celebrar un acto público en el que depositaron la primera piedra, sin dar más noticia. La decepción por las autoridades dio paso a la colaboración y a la solidaridad, motores de un proyecto que continúa enarbolando la bandera de la ilusión pese a la falta de apoyos institucionales.

La marimba es el instrumento popular por antonomasia en Guatemala. Se oye por sus jardines públicos, hay auténticos recitales por las calles, por los teatros… No se entiende el país sin su sonido de fondo. Presenta, además, cualidades por las que se muestra idóneo en un proyecto que no centra sus esfuerzos en, únicamente, formar a profesionales de la música. Sus objetivos van mucho más allá, pues tratan de transformar la comunidad a partir de la cooperación y el respeto a la diversidad. En este sentido, las obras pensadas para ser interpretadas por marimba requieren un esfuerzo colectivo y la interacción entre varias voces que dialogan entre sí. Se toma desde esta perspectiva como parte de la formación integral de las chicas y los chicos del proyecto, en vista de que trasladen los valores que aprenden en las clases a sus relaciones con el resto de personas de la comunidad.

Como maestro principal de marimba, cuentan desde el año 2010 con la figura de Noé Rajpop García, integrante de la Marimba Maderas de mi Tierra, considerada como una de las mejores agrupaciones de este tipo del mundo. Su trabajo ha sido indispensable en la creación y desarrollo de la Marimba Brisa del Hunahpú. El nombre remite a los antepasados de los habitantes de la aldea, ya que Hunahpú es el nombre originario con el que se conocía al Volcán de Agua, a cuyas faldas se encuentra San Juan del Obispo. Es, además, un personaje mítico de las historias del Popol Vuh, la “Biblia Maya”, y también libro sagrado de los Quichés. La Marimba de Concierto Brisa del Hunahpú está integrada por 12 menores, que son seleccionados por destacar dentro de la escuela, sin que su edad sea relevante en la elección. La agrupación cuenta con una trayectoria excelente, gracias a la que ha sido presentada en diferentes escenarios tanto dentro como fuera de Guatemala. A lo largo de los años ha sido invitada a actos oficiales y eventos internacionales que han tenido lugar en el país y ha visitado varios municipios y departamentos. Los miembros de la Brisa han actuado ya en varias ocasiones en la gran Sala del Teatro Nacional Miguel Ángel Asturias (Ciudad de Guatemala) y, con el paso del tiempo y su saber hacer, se han posicionado como una de las mejores marimbas del país en su categoría. Entre otros proyectos, ha actuado con la Orquesta de Cámara del Sistema de Orquestas de Guatemala e incluso participó en un concierto conjunto con la Sinfónica Nacional de Guatemala. Fuera de las fronteras de su país, se destaca su participación en el Encuentro Iberoamericano de Educación Artística, que tuvo lugar en Ciudad de México, y en el Festival de Universidades Centroamericanas en El Salvador.

La financiación de un proyecto de estas características no resulta sencilla, sobre todo teniendo en cuenta la pasividad de un estado guatemalteco que da la espalda a la deuda histórica con los descendientes de los desaparecidos en la guerra. Pese a esto, se mantienen en gran parte gracias a actuaciones como las que realiza la Marimba Brisa del Hunahpú y también las del coro, dirigido por el maestro Julio Santos. Además, ofrecen conferencias y cobran las visitas a la Casa Museo Luis de Lión. Se trata de sumas simbólicas, gracias a las que hacen mucho a cambio de muy poco. El apadrinamiento y las donaciones personales forman parte también de los ingresos del proyecto. Con altibajos, se va manteniendo, continuando su apuesta por el cambio de mentalidades a través de las artes y la lectura en un entorno en el que aspectos como la violencia y la corrupción están a la orden del día.

En definitiva, el Proyecto Luis de Lión es una iniciativa en la que, en un entorno rural del altiplano guatemalteco, se pretende una transformación dentro de las comunidades a través del gusto por la lectura y las artes, siendo además liderado por una mujer. Este último dato resulta especialmente relevante en su contexto. Y es que, según un estudio elaborado por la Organización de las Naciones Unidas para las Mujeres (ONU Mujeres) para América Latina y el Caribe,

La violencia contra las mujeres se ha manifestado como un continuo en la historia de Guatemala y la violencia de género ha sido perpetuada como una herramienta de subordinación y control de la vida y cuerpo de las mujeres, sustentada por una cultura patriarcal y conservadora y un sistema frágil de seguridad y respuestas judiciales que genera impunidad (http://lac.unwomen.org/es/donde-estamos/guatemala)

Los embarazos adolescentes suponen una situación de lo más habitual y muchas niñas dejan la escuela para formar sus propias familias a muy temprana edad. A los aspectos de desigualdad por cuestiones de género o de racismo se suma la inestable situación que sufre el país, en los primeros puestos en índices de violencia e inseguridad ciudadana.

En un entorno que se muestra hostil para las mujeres, y aún más para los críticos al sistema, la figura y valentía de Mayarí de León es aún mayor. Gracias a un encomiable espíritu moderno y libre, y sin más armas que el deseo de ver transformada su comunidad con el poder de la palabra y la música, está consiguiendo sacar adelante un proyecto con tintes de utopía, pero que está viendo cómo muchos de sus objetivos están saliendo adelante con no pocos esfuerzos. El sueño de revolución cultural que movió a su padre, y que terminó engulléndolo en la locura de la violencia ignorante, vive y canta con más vigor que nunca en las faldas del Volcán de Agua. Esperamos, de todo corazón, que continúe creciendo por muchos años más.

¿Te ha gustado el artículo? Puedes ayudarnos a hacer crecer la revista compartiéndolo en redes sociales.

También puedes suscribirte para que te avisemos de los nuevos artículos publicados.