Categoría: Reseñas

Mantenerse en alto. “El Colibrí”, de Sandro Veronesi

«El Colibrí» es una novela sobre la fuerza de la vida, la resiliencia, la superación y el optimismo. A Marco Carrera, de niño su madre le llamaba colibrí por su baja estatura. El problema de crecimiento se solucionó fácilmente con tratamiento hormonal, pero Marco continuó siendo un colibrí por su capacidad de mantenerse en el aire a pesar de las adversidades.

Leer más

Un fantástico sórdido. “Las voladoras”, de Mónica Ojeda

Asociar el género fantástico, y cualquiera no mimético, con la evasión es un lugar común. Lo necesario parece ser, según quienes repiten esta idea, abordar el mundo desde el realismo, presentar las cosas en su crudeza para confrontar al lector con problemas reales. Sobran ejemplos con los cuales desmontar esta falacia. “Las voladoras”, de Mónica Ojeda, es uno de los más recientes y, sin duda, de los más efectivos.

Leer más

Conectando con un afuera sónico. “David Bowie, Posthumanismo Sónico”, de Ramiro Sanchiz

«David Bowie, Posthumanismo sónico», el último ensayo del escritor Ramiro Sanchiz (Montevideo, 1978), propone una apuesta muy interesante a lo que podría parecer un género muy manido (biografías de viejas glorias del pop). Centrándose en el caso particular de David Robert Jones, a quien todos conocemos como David Bowie, el ensayo recorre la vida y obra del artista británico a través de las miradas teórico-filosófica del aceleracionismo y el posthumanismo. En él, el autor profundiza en los diversos aspectos que hicieron que, tanto su música como su performatividad, subvirtieran de manera rotunda y visceral la hegemonía cultural de su tiempo.

Leer más

El último adiós. “La ciudad de vapor”, de Carlos Ruiz Zafón

“La ciudad de vapor” es una obra póstuma de Carlos Ruiz Zafón (Barcelona, 1964-Los Ángeles, 2020). En ella, se reúne una colección de varios relatos del autor. Algunos de ellos aparecen en otras composiciones suyas; otros son inéditos y desconocidos para los lectores. Ruiz Zafón prefería hablar de cuentos, en vez de relatos. Solo hay un rasgo en común que se observa a lo largo de los once textos: Barcelona.

Leer más

La literatura no puede contarse. “Volar a casa”, de Daniel Monedero

“Volar a casa”, de Daniel Monedero, es un juego. Quien se adentra en las páginas de este volumen se sumerge en un mundo literario en el que los protagonistas poseen una existencia irónica. Son inconscientes de su carácter ficcional y, al mismo tiempo, su forma de vivir, de pensar y de narrar hacen tangible la cualidad literaria de los relatos.

Leer más

Estoy pensando en dejarlo

“Estoy pensando en dejarlo” es una película brillante. No cabe duda, con solo media escena, del absoluto dominio que Charlie Kaufman ostenta sobre el guion y la dirección. La factura técnica es intachable. La propia película sabe perfectamente que es brillante, desde el limpio diseño de producción, de elegancia desmedida, al uso terrorífico (en el mejor sentido) de la música.

Leer más

El Cavernal o purgatorio de almas. “Los ancianos siderales”, de Luis Mateo Díez

En Breza hay un lugar llamado el Cavernal, que sirve para albergar a los ancianos que ya tienen demasiadas dolencias y el alma tan compungida como para desempeñarse por sí mismos. Este edificio tiene toda una trayectoria y rehabilitación después de un incendio, sucedido con anterioridad a que las hermanas Clementinas regentaran el asilo. Mateo Díez vuelve a crear un espacio ficcional hermético y decadente, que presenta multiplicidad de analogías con la Armenta de su anterior obra.

Leer más

Revelaciones palpitantes de verdad. “Confesión”, de Martín Kohan

Tres momentos. Tres historias que hablan de confesión y de sufrimiento, tanto a nivel personal como colectivo. Cada una contiene una revelación distinta, desde la primera que ocurre en 1941 a cargo de la niña Mirta López (la abuela del narrador), pasando por la segunda en 1977, cuya confesión cae en manos de una banda de revolucionarios, hasta la tercera, en la que no se especifica una fecha concreta, pero sí representa un avance en el tiempo hasta la vejez de esa Mirta López a la que conocimos como niña en la primera historia. Esta última confesión viene infundada y asistida por las preguntas que le va realizando su nieto, también narrador de esta historia.

Leer más

Un relato alargado. “Encargo”, de Berta Marsé

Las historias alargadas no funcionan: siempre hay detalles que sobran. Y en “Encargo” sobra la monotonía de la vida en prisión, sobran los diálogos con las compañeras de la cárcel, sobran los trapicheos, sobran las visitas de los familiares, sobran las comidas, sobran los “vis a vis”. Sobra, en definitiva, todo ese paréntesis carcelario. Por eso quizás Marsé sea mejor cuentista que novelista.

Leer más

Escuchar una sinfonía. “Música, solo música”, Haruki Murakami y Seiji Ozawa

Encontramos, en las páginas de «Música, solo música», un paréntesis: el director de orquesta Seiji Ozawa, obligado a reposar por una enfermedad, se abre con el escritor Haruki Murakami sobre su vida y carrera, llegando a revelar aspectos de su mundo que ni él, al menos según se reconoce en algunos pasajes, se había detenido a considerar en el pasado.

Leer más
Cargando