«Emma»: un libro, una película

por Feb 9, 2021

«Emma»: un libro, una película

por

Todos hemos oído hablar alguna vez de Orgullo y prejuicio, pero su autora, Jane Austen, escribió muchas otras grandísimas obras, entre ellas, Emma. Esta novela, que tiene una extensión en torno a las 500 páginas (dependiendo de la editorial), trata sobre una joven rica, hermosa e inteligente que, a la marcha de la señorita Taylor, su institutriz, al haberse casado, comienza a hacer de casamentera de su nueva amiga, Harriet Smith. Sin embargo, lo único que consigue es enmarañar las cosas y que nada suceda como ella realmente quería en un principio.

El año pasado, se estrenó el 30 de octubre una nueva película basada en este libro, cuyo nombre es el mismo: Emma. La duración de esta adaptación cinematográfica es de 124 minutos y tiene como actriz principal a Anya Taylor-Joy, quien ya había sobresalido en otros de sus trabajos, como en la nueva serie de Netflix en la que da vida a Beth Harmon en “Gambito de dama” o en “Múltiple”, donde comparte protagónico con James McAvoy.

Tras leerme la novela de Jane Austen y verme esta nueva adaptación, tengo que mencionar tanto rasgos positivos como negativos de la misma. Como ya he mencionado a Anya Taylor-Joy, debo comenzar diciendo que el reparto de esta película es muy eficaz, desde la protagonista hasta los personajes secundarios. Además, los escenarios y la paleta de colores utilizada en cada uno de ellos dan una sensación visual muy refrescante, sin mencionar el vestuario empleado, que siempre se adapta perfectamente con el ambiente que rodea a cada personaje. En cuanto al ritmo de la película, personalmente creo que es bastante rápido, siendo tanto un punto a favor como un punto en contra. Es un punto a favor porque, a pesar de que dura unas dos horas, transcurre sin que se haga pesada en ningún punto, haciendo justicia a la escritura de la autora: amena, entretenida y rápida; y, es un punto en contra que vaya tan rápido porque me da la sensación de que no acaba de mostrar toda la belleza que contiene la novela ni mucho menos la evolución de los personajes, exceptuando a Emma, en la que sí observamos una clara evolución de su carácter y de su forma de pensar.

Antes de continuar con la enumeración de los aspectos positivos y negativos de esta adaptación, quiero aclarar que considero que esta película está hecha para los amantes de la novela de Jane Austen y no para aquellos que no han leído el libro. No creo que ninguna persona que no haya leído anteriormente Emma pueda disfrutar de esta película, o le será muy trabajoso, porque los acontecimientos suceden de tal manera que es difícil captarlo todo y, sobre todo, es aún más difícil identificar a todos los personajes que salen si no los conoces de antemano. Sin embargo, no puedo omitir que la película pone en boca de ciertos personajes una pequeña explicación para guiar al espectador, lo que creo que es un punto destacable porque va dirigido a esas personas que no han leído el libro.

En cuanto a la película en general, debo decir que se ciñe bastante a la novela original, con la excepción de algún que otro detalle y, por supuesto, el final. Con ello no quiero decir que el final de la película no sea el mismo del libro, que lo es, pero con algunas variaciones.  Emma es un libro un poco paródico, en el que se muestra cómo era la alta sociedad de Inglaterra en el siglo XIX, de ahí que la protagonista sea una joven con la que el lector actual quizás no simpatice del todo. Emma, en vez de ser una heroína como lo es Elizabeth Bennet en Orgullo y prejuicio, tiene muchas características antiheroicas. Sin embargo, va evolucionando y muestra la bondad de su corazón. Quizás eso sea lo atractivo de Emma, el no ser perfecta. Comete muchos errores a lo largo de la obra, como influir en Harriet para que no acepte la mano de Robert Martin, intentar emparejarla con hombres influyentes como el señor Elton o Frank Churchill, despreciar a Jane Fairfax por haber sido siempre un modelo de perfección para ella, tratar mal a la señorita Bates, no escuchar a los consejos del señor Knightley y ofuscarse en sus propias opiniones, etc. Esos errores son los que hacen que Emma sea auténtica y que los lectores se sientan, en más de un aspecto, identificados con ella. Cito aquí una de las bonitas reflexiones de Jane Austen, en la que le decía a su sobrina que “las imágenes de la perfección, como sabes, me enferman y me hacen malvado”. La imperfección es una de las características propias de las heroínas de Jane Austen y es eso lo que despierta el cariño y la empatía hacia ellas. Esta actitud paródica de la novela es lo que hace que se la considere una comedia y, la adaptación del 2020, tiene muchos aspectos cómicos, tanto es así que, hacia el final, como he mencionado, la película ya no es tan fiel como al principio, para mantener esta comicidad.

El primer cambio que encontramos es la noticia del compromiso de Frank Churchill con Jane Fairfax, que no se llega a explicar cómo se ha producido en la película, sin mencionar que el Frank Churchill de la novela está completamente enamorado de Jane Fairfax y así lo muestra al final de ella, pero en la película no se muestra este amor en ningún momento. El segundo cambio que encontramos es en la conversación de Emma y Harriet, cuando Emma, muy apenada, debe contarle a Harriet que Frank Churchill está comprometido con Jane Fairfax, creyendo que su joven amiga estaba enamorada de él. Sin embargo, Harriet la saca de su error y le confiesa que, de quien realmente está enamorada, es el señor Knightley. En el libro, es en ese momento donde Emma comprende que siempre ha estado enamorada del señor Knightley, pero aguanta las lágrimas y escucha atentamente a Harriet. Sin embargo, en la película, las lágrimas se deslizan por sus mejillas y Harriet, al verlo, se da cuenta de los sentimientos de Emma y le reprocha el haberla hecho rechazar al señor Robert Martin, lo que la Harriet del libro, por muy enfadada que estuviera, no hubiera hecho nunca porque Emma le pide disculpas varias veces durante el transcurso de la novela por este hecho y Harriet la perdona siempre. El tercer cambio que quiero mencionar es la escena de la declaración del señor Knightley. En el libro, él se marcha una temporada a Londres debido a los celos que el acercamiento de Emma y el señor Churchill le producen. Sin embargo, se entera del compromiso de este con Jane Fairfax y vuelve para consolar a Emma y, mientras dan un paseo, acaba confesándole sus sentimientos y se comprometen. Por otra parte, en la película, el señor Knightley nunca se marcha a Londres y, aunque sí corre a consolarla al enterarse del compromiso, Emma lo rechaza debido a los sentimientos de Harriet y no es hasta después de enterarse del compromiso de esta y el señor Robert Martin que acepta casarse con el señor Knightley. Cabe mencionar que, en la película, tras la confesión, a Emma le sangra la nariz, elemento que sirve para romper el dramatismo del momento y volverlo un poco más cómico.

A pesar de estos cambios necesarios para que la película pudiera abarcar todos los sucesos de la novela, es destacable el cuidado que se ha tenido con los detalles. Por ejemplo, en la novela sí nos mencionan el embarazo de la señora Weston, anteriormente señora Taylor, la institutriz de Emma. En la película no se menciona este embarazo, pero sí se nos muestra a la señora Weston embarazada y, más adelante, con su pequeña en brazos. Además, hay ciertas escenas que no aparecen en el libro y que me han parecido de lo más acertadas. Por ejemplo, el baile de Emma y el señor Knightley, donde se nos muestra por primera vez de forma clara el amor que se procesan a través de sus miradas. Hasta entonces, ya se nos muestran escenas que dan a entender el interés amoroso de él por ella, pero no es hasta esa escena que se confirma que Emma también tiene sentimientos por él. Por supuesto que este baile se menciona también en la novela, pero apenas se le da importancia y, como lectora, me ha encantado ver esta escena más desarrollada en la película. También cabe mencionar esa pequeña escena en la que, antes del baile, Harriet y Emma practican en la habitación de ella, plasmando la gran amistad que tienen y esa pequeña escena en la que el señor Woodhouse, padre de Emma, encuentra a su hija llorando y se sienta a su lado, sin decir nada, pero consolándola en silencio. Personalmente, es una de las escenas más bonitas de la película. También es muy bonita la escena en la que Emma va a ver al señor Robert Martin para disculparse por haber hecho que Harriet lo rechazara y le regla un cesto con una serie de cosas, entre las cuales está el retrato que había hecho de Harriet al principio de la película y, posteriormente, la escena que Harriet y Robert Martin comparten, felizmente comprometidos. Y, por supuesto, la escena de la boda de Emma y el señor Knightley. En el libro, se menciona que había sido una pequeña ceremonia, pero en la película nos la muestra más detalladamente, lo que, como lectora, no ha podido más que agradarme. Por último, quiero mencionar la escena en la que están Emma, el señor Knightley y el señor Woodhouse reunidos y cada uno de ellos está leyendo un libro. Sin embargo, Emma y el señor Knightley, ya con sus sentimientos confesados, no pueden evitar mirarse. El señor Woodhouse se percata de ello y les da intimidad de una forma bastante cómica y, por fin, se produce el esperado beso que los fans de la novela seguro esperaban con ansias. Este beso es importante porque, si hay alguien que también haya leído Orgullo y prejuicio, sabrá que ni en la novela ni en la película del 2005, muy fiel al libro, no se produce el beso entre Elizabeth y el señor Darcy. Así que creo que esa escena la esperaban muchos, entre los que me incluyo.

Para finalizar, cabe aclarar que es muy difícil hacer una película de un libro tan extenso como es Emma y pienso que, a nivel general, está muy conseguida, por supuesto, reiterando lo anteriormente dicho: muy conseguida para los que ya han leído el libro. Sí que creo que podría haberse explicado mejor el argumento, pero también entiendo que es complicado hacerlo solo en dos horas. Me inclino a pensar que, novelas como estas, es mejor hacerlas miniseries y, si tengo que decir algo sobre la película del 2020 es que sí la recomiendo fervientemente a los fans de Jane Austen. Creo que será una película que disfruten de verdad, independientemente de si están o no de acuerdo con las diferencias respecto a la novela.   

¿Te ha gustado el artículo? Puedes ayudarnos a hacer crecer la revista compartiéndolo en redes sociales.

También puedes suscribirte para que te avisemos de los nuevos artículos publicados.