La verdad sobre Guatemala. “Tiempos recios”, Mario Vargas Llosa

por | Dic 19, 2019

La verdad sobre Guatemala. “Tiempos recios”, Mario Vargas Llosa

por

Mario Vargas Llosa, Tiempos recios

Madrid, Alfaguara

360 páginas, 20,90 euros

 

La literatura siempre será una de las formas más atractivas de acercarse a la historia; mucho más si la historia a la que nos acercamos nos queda a un continente de distancia. Mario Vargas Llosa (Perú, 1936) llega, una vez más, para hacer saber una verdad poco conocida, esta vez en Guatemala durante los años de la Guerra Fría. Se trata de una novela compleja que narra los acontecimientos desde distintos puntos de vista que confluyen en un mismo hecho: la abolición del gobierno democrático de Jacobo Árbenz. Recurso que recuerda a su sonada obra La ciudad y los perros (1962) y que proporcionan una visión de 360 grados acerca de lo sucedido.

El inicio de la obra, la creación de una empresa frutera que termina en manos de los Estados Unidos, desconcierta al lector a medida que se interna en la novela, no pudiendo entenderlo hasta bien avanzada la misma y perdiendo detalles de calidad, que serán cruciales para la interpretación posterior. A pesar de ser un personaje central, Árbenz queda relegado a un segundo plano más allá de la mitad de la obra, centrando la atención en los personajes que le rodean e intentan terminar con su mandato. Se trata de un hombre preocupado por el atraso que sufre su querida Guatemala, a la cual tiene pretensión de convertir en un país capitalista democrático. La persecución de la igualdad entre ricos y pobres no conviene a aquellos que lideran la economía del país y despierta su odio, llegando hasta el extremo de destrozar Guatemala para conseguir el poder sobre ella.

Las continuas referencias históricas sitúan al lector en un marco muy concreto, haciendo verosímil la historia real que se plasma en la ficción. Vargas Llosa se sirve de una impecable investigación que aporta datos verídicos acerca del levantamiento de Carlos Castillo Armas en coalición con Estados Unidos. Tiempos recios, además, plantea un nuevo modo de conocer lo que sucedió en Guatemala en 1954 y cómo influyeron en su organización del Estado las relaciones internacionales (especialmente la relación mantenida con Norteamérica). El autor crea un mundo que consigue atrapar al lector de manera paulatina, a pesar de la inmensa cantidad de datos que ha de retener para entender lo que se cuenta. Este resulta el talón de Aquiles de Vargas Llosa en esta novela, puesto que prioriza la historicidad sobre la recepción del texto. El elevado número de referencias históricas —ya sean nombres o fechas— avasallan al lector y lo confunden, haciendo que Tiempos recios se acerque demasiado al ensayo y tome distancia de la novela de ficción. Este hecho provoca que la lectura se vea enturbiada y pierda interés. A pesar de ello, plasma a la perfección una realidad olvidada que es necesario tener en cuenta para limpiar, de una vez por todas, la historia de un país que ha sobrevivido a la barbarie que causan las encarnizadas luchas de poder en las cuales no importa el cómo, sino solo el fin último.

Con sus más y sus menos, Tiempos recios logra estar a la altura de las expectativas que se tienen de su creador, aunque en este caso el lector prefiera quedarse por el renombre del escritor y no porque se sienta atrapado en exclusiva por el carácter literario de la obra. 

¿Te ha gustado el artículo? Puedes ayudarnos a hacer crecer la revista compartiéndolo en redes sociales.

También puedes suscribirte para que te avisemos de los nuevos artículos publicados.