Historias de la transhumanidad. “La guerra de deseo y tecnología” de Sandy Stone

por Nov 23, 2020

Historias de la transhumanidad. “La guerra de deseo y tecnología” de Sandy Stone

por

Sandy Stone, La guerra de deseo y tecnología (y otras historias de sexo, muerte, y máquinas)

Traducción: Mauro Reis y Federico Fernández Giordano

Barcelona, Holobionte Ediciones

320 páginas, 22,00 euros

Vivimos en un mundo inmerso en una vuelta estética e ideológica al pasado. En los últimos años, la hegemonía cultural, en sus diversas materializaciones, nos ha abordado con incesantes dosis de nostalgia por los años 80 y 90. Solo hay que abrir el catálogo de Netflix, o mirar los últimos videoclips de cualquiera de los artistas musicales de moda, para darse cuenta de ello. Ante este bombardeo, une se pregunta por qué volver a ese “pasado reciente”, ¿qué buscamos encontrar en esos años que nos hace reflexionar sobre nosotres mismes? Pese a que la mirada atrás que nos están obligando echar está vinculada, principalmente, a una revivificación de los aspectos positivos que creemos recordar de esas épocas, capitalizando en nuestro deseo de volver a ser jóvenes, el mundo del ensayo, particularmente el de la teoría crítica, está aportando ideas muy interesantes respecto a la forma en la que se puede leer nuestro presente desde la perspectiva de nuestro pasado. Esto es sin duda lo que ocurre con La guerra de deseo y tecnología, de Sandy Stone (1936, Nueva Jersey), en su último compendio de textos editado por Holobionte Ediciones. El tomo presenta una recopilación de textos ensayísticos y literarios escritos por la teórica estadounidense, conocida por el Manifiesto posttransexual (1991), también incluido en el libro, y en los que se abordan las principales virtudes (y delirios) de la comunión entre tecnología, género, sexualidad e identidad que tuvo lugar durante los inicios de Internet. Los escritos, más que idealizar de manera ingenua los inicios de la era digital, plantean unos dilemas y debates más radicales en torno a la crítica de género que, sin lugar a dudas, siguen vigentes (quizás con mayor intensidad incluso) en el mundo cibernético actual.

La antología desvela a una Stone que encuentra en la recién creada virtualidad de Internet de los 90 la posibilidad de redefinir las dinámicas performativas que gobiernan las identidades de género en el mundo cárnico. Frente a la rigidez de los cánones de autorepresentación, las reflexiones de Stone visualizan cómo el ciberespacio primigenio generó la posibilidad de explorar diferentes formas de expresión independientes de la recepción del cuerpo en entornos físicos. El mundo virtual, no obstante, no es para Stone un medio de escape sino, más bien, un modo de subvertir las lógicas y modos que, a fin de cuentas, afectan a nuestra materialidad física. En este sentido, textos como “violación y virtualidad”, “Interacción, interfaz y deseo”, o “Lo que saben los vampiros” obligan a mirar a lo tecnológico desde una óptica disidente (pero también problemática en muchos aspectos) en la que encontramos procesos de “ciborgización” poco convencionales. Analizando facetas como la multiplicidad en términos de identidades cibernéticas, las cuales van mucho más allá de la performatividad de género, hasta la reformulación y hackeo biológico de nuestros cuerpos materiales a través de las nuevas dinámicas sexuales desarrolladas en el ciberespacio, el pensamiento de Stone nos hace mirar a nuestras dinámicas agenciales a través de lo maquínico. Con una estructuración que, pese a mantenerse en el formato académico-divulgativo, no deja de configurarse en tonos que rozan lo narrativo y poético, leer a Stone no es solo un ejercicio intelectual sino también una reflexión estética y artística. Esto se hace mucho más palpable al adentrarnos en la segunda parte del tomo, dedicado únicamente a los textos de ficción escritos por la autora durante los años 70. Pese a que estos preceden al desarrollo de sus ideas teóricas, en ellos ya se pueden encontrar los embriones conceptuales que lo caracterizarían. Así, las cuatro obras que componen la sección exploran, de manera narrativa, enlaces entre lo humano y sus diversas alteridades (desde disidencias de género o sexualidad a nuestra hibridación con lo tecnológico o inorgánico) desde el enfoque de la ciencia ficción. Sus escritos pueden retrotraernos a la ingenuidad y el optimismo del pasado, pero, en última instancia, resaltan un gran número de dinámicas culturales que la revolución digital no ha hecho más que exacerbar, tal y como confirma la entrevista de Susan Stryker a la autora en la última sección del tomo (y que puede encontrarse aquí).

Adentrarse en las ideas, literarias o teóricas, de Stone es, así pues, un ejercicio de autoexploración constante en el que el pasado nos hace cuestionarnos nuestras relaciones actuales en torno al deseo, la performatividad y la máquina, ya sea en forma de hardware o software. Las ideas intrínsecas a La guerra de deseo y tecnología muestran que nuestra rápida e inexorable fusión corporal con lo cibernético ha desestabilizado las férreas estructuras que cimentaban el control hegemónico de la corporalidad (y, por tanto, la perfomatividad) de nuestros espacios públicos y privados, articulando nuevas estrategias contraculturales, pero originando nuevos espacios problemáticos de poder. Stone habla, a fin de cuentas, del cambio radical que implicaron los sistemas de telecomunicación al integrarse como parte fundamental de nuestras vidas cotidianas. El ciberespacio, con sus más y sus menos, ha implicado la adopción de las identidades cíborg de las que ya hablaba Donna Haraway a principios de los 90, unas creaciones identitarias que, al fin y al cabo, transgreden el género, la pasión e incluso nuestra propia mortalidad.

¿Te ha gustado el artículo? Puedes ayudarnos a hacer crecer la revista compartiéndolo en redes sociales.

También puedes suscribirte para que te avisemos de los nuevos artículos publicados.