Las interrelaciones entre la naturaleza, el mito y la historia en «El reino de este mundo» y «Pedro Páramo»

por | May 27, 2019

Las interrelaciones entre la naturaleza, el mito y la historia en «El reino de este mundo» y «Pedro Páramo»

por

La formación de la identidad y los vínculos entre la naturaleza, el mito y la historia son temas sumamente destacados en la literatura hispanoamericana. Es por lo tanto imprescindible en la comprensión de la esencia latinoamericana, plagada por la influencia corrosiva de la conquista. Como destaca Carlos Fuentes en El Espejo Enterrado, la razón por la cual los países hispanoamericanos no han establecido una identidad política y cultural propia es debido al hecho que los conquistadores interrumpieron el desarrollo de su cultura, impidiendo su movimiento. Como resultado, una civilización tan joven desaparece y a su paso surge una cultura fragmentada:  “It was the conquerors who gave us our present Latin American identity by imposing their language, their idea of the nuclear family, their Catholicismo, their machismo” (Poniatowska, 72). Aquí surge la necesidad de formar su propia historia, construir su identidad hispanoamericana a partir de los conquistadores. Escritores como Alejo Carpentier y Juan Rulfo exploran las relaciones íntimas entre la naturaleza, el mito y la historia, donde critican esta imagen tan fija y lineal de esta útltima. Además lo mezclan con elementos maravillosos y míticos para romper esta “man-made artifact of Western History” (Antoni, 183). Por lo tanto, a través de la literatura, estas obras nos hacen cuestionarnos nuestra imagen fija y unidimensional de la historia, la realidad, y la esencia hispanoamericana.

Carpentier, en su obra El reino de este mundo, introduce el concepto de lo real maravilloso, que mezcla las infraestructuras de la realidad y la historia con elementos mágicos para destacar la formación de la historia en Haiti, influida fundamentalmente por la conquista. Sobre todo, este conflicto entre historia y mito en el contexto de la tierra, como enfatiza Antoni: “The beginning of the Haitan culture as we know it is marked by a conflict between the creative Word (the native language or dialects of the island) and the non-creative one represented by Columbus’s renaming of all things and creatures…”  (177). Por lo tanto, a través de su literatura, Carpentier intenta una “redefinition of the Haitan cultural space” en su revisión de nuestro concepto de la historia en la que lo mágico vive integrado con los hechos (Antoni, 178). En su prólogo, Carpentier destaca esta interrelación entre mito e historia en:

En él se narra una sucesión de hechos extraordinarios, ocurridos en la isla de Santo Domingo, en determinada época que no alcanza el lapso de una vida humana, dejándose que lo maravilloso fluya libremente de una realidad estrictamente seguida en todos sus detalles (Carpentier, 4)

Aquí, es evidente que Carpentier se aleja de las formas de lo fantástico, que es algo imaginario que no pertenece a la realidad, y explora lo maravilloso, que nace y vive en la actualidad. Mito e historia conviven en su obra, y esta relación intima sirve como una revisión de la historia de Haiti, tan dominada por la apropiación europea.  Esto es evidente en que “lo maravilloso fluya libremente”, que destaca esta flexibilidad de la realidad a partir de las infraestructuras rígidas de la historia. Aquí surge la cuestión de la identidad americana: “¿Pero qué es la historia de América toda sino una crónica de lo real-maravilloso?” (Carpentier, 4). Las tradiciones y leyendas que forman parte del imaginario americano contraproponen la historia tan definitiva del país, por lo tanto, Carpentier quiso unir estos elementos en su obra, explorando esta fe en lo inexplicable: “Pisaba yo una tierra donde millares de hombres ansiosos de libertad creyeron en los poderes licantrópicos de Mackandal, a punto de que esa fe colectiva produjera un milagro el día de su ejecución” (Carpentier, 3).  Por lo tanto, lo que el autor quiso destacar es la verdadera realidad hispanoamericana, que tiene más que ver con el mito que los acontecimientos históricos. Y a través de esto, Carpentier reconquista la esencia del imaginario americano, donde “nature, as a circular myth of death and resurrection, of steady continuity instead of a series of broken, incomprehensible, and capricious events, ultimately replaces the man-made artifact of Western History” (Antoni, 183). En conjunto, esta historia construida en conjunto con la naturaleza y mito es quizás una historia más autentica, que revela una identidad hispanoamericana más cercana a la realidad.

La identidad hispanoamericana con relación a la tierra también es un tema presente en las obras de Juan Rulfo. Especialmente en la narración, que comparte este elemento de realismo maravilloso, donde socava nuestra percepción de historia y tiempo tan lineal y unidimensional. En Pedro Páramo, Rulfo:

subvierte la mirada histórica por una ficción que va más allá al lograr “una alteración del tiempo que no es fortuita: ella obedece a la acumulación desordenada de la memoria mexicana, al sentido de las supervivencias, de las pugnas jamás canceladas, de las sangres derrotadas y victoriosas que se agitan en el ser de México» (Carvajal).

Por lo tanto, ambos autores usan la literatura como un medio de encajar la esencia hispanoamericana y huyen de la definición de su país como mera historia y conquista. Sus obras “va[n] más allá” en su exploración de los vínculos íntimos entre naturaleza, mito e historia, y en Pedro Páramo es evidente en las borrosas voces narrativas, que nacen en la naturaleza. Por ejemplo, Comala y la tierra sirven como un microcosmos de todo antepasado y las fronteras difumadas entre memoria y realidad. Hay una “trenza tanto fragmento de tiempo y de espacio, tantas voces e ideas desparramadas por la novela” (Abreu, 220). Los elementos fantasmales y la difuminación de los reinos existenciales entre muertos y vivos juegan en unísono con las diversas voces y ecos en la narrativa para enfatizar este elemento maravilloso: “Es cierto, Dorotea. Me mataron los murmullos.” (Carpentier, 56). Sobre todo, explora la idea acerca de que nuestra percepción del tiempo y espacio es una mera construcción y que los acontecimientos que forman la historia tiene una naturaleza simultanea y caótica: “proponía una simultaneidad de voces dialogantes en planos temporales y espaciales diversos y que sólo así era fiel al tejido de la historia” (De Báez, 27). La estructura de Pedro Páramo cómo mezcla varios estratos de historia y mito, “es tan sofisticada que hace que nuestro pensamiento la construya, la complete, que arme los trozos, las hebras sueltas, los sonidos y las voces, que nos haga entender cómo se comporta y funciona nuestro cerebro” (Carvajal). Por lo tanto, esta revisión de la narración, con especial hincapié en las interrelaciones entre naturaleza, mito e historia, no solamente cuestiona la identidad hispanoamericana y su historia, sino también nuestra percepción de la realidad.

Carpentier desarrolla esta idea a través del personaje de Mackandal, en el que encaja este elemento mágico de vudú y metamorfosis de manera tan integrada y natural que nos parece normal. Por ejemplo, explora el papel fundamental de mito en la vida indígena:

Todos sabían que la iguana verde, la mariposa nocturna, el perro desconocido, el alcatraz inverosímil, no eran sino simples disfraces. Dotado del poder de transformarse en animal de pezuña, en ave, pez o insecto, Mackandal visitaba continuamente las haciendas de la Llanura para vigilar a sus fieles y saber si todavía confiaban en su regreso (Rulfo, 13).

El tono natural en “todos sabían” en la representación de un acontecimiento mágico y surreal enfatiza este realismo maravilloso, donde Rulfo explora las interrelaciones entre mito e historia para cuestionar nuestra percepción tan unidimensional de la realidad. A partir de esto, podemos percebir un “momentum of two different ways of organizing the perception of reality” (Antoni, 179). Es decir, un conflicto entre ficción y realidad, en el que “Henry Christophe and Mackandal represent the twofold antithetical function of myth, creation and destruction” (Antoni,182). Por lo tanto, el mito juega un papel fundamental en la formación de la historia en El reino de este mundo en la que “Ti noel represents the mythical Afro-European tradition converted into the values of history” (Antoni, 181). Podemos establecer paralelismos entre los elementos mágicos que conviven con ‘hechos’ históricos en El reino de este mundo y las complejidades de tiempo y espacio en la narración de Pedro Páramo, ambos jugando con las diferencias y semejanzas entre historia y ficción: “the extraordinary liveliness of the narrative depends, ultimately, upon a subtle interweaving of historical and fictional material and the care taken in selecting the former” (Pontierro, 528). Esta sutileza en la aplicación de lo maravilloso en su narración es lo que resulta en esta exploración profunda de las interrelaciones entre naturaleza, mito e historia. Una exploración que: “historical characters who have become legends, established historical facts obey to subjective interpretation or arbitrary speculation, characters and events which, in the last analysis, are stranger than fiction and savour of the marvelous and unexpected” (Pontierro, 529).

Sobre todo, el papel de la naturaleza en esta relación triangular es imprescindible en las obras de Rulfo y Carpentier. Esta idea va más allá de forma que la naturaleza, “as a circular myth of death and resurrection, of steady continuity instead of a series of broken, incomprehensible, and capricious events, ultimately replaces the man-made artifact of Western History” (Antoni, 183). La naturaleza no es dominada por las estrictas reglas de periodización e historia, y enfatiza la importancia del mito y las tradiciones para formar una historia en el imaginario americano. Por lo tanto, en la literatura, “linear history becomes ironically circular and synchronic” (Antoni, 180). Es decir, la historia se convierte en algo más parecido a la naturaleza. En Pedro Páramo, la naturaleza ocupa un papel transcendente: “una serie de metáforas y símbolos – por ejemplo, la lluvia, los árboles llenos de hojas y la fertilidad – significa los tiempos pretéritos que varios personajes recuerdan en tanto época signada por loa felicidad, la alegría y abundancia” (Rulfo, 168). A través de la representación de la “serie de metáforas y símbolos”, la naturaleza ocupa una presencia más abstracta y leve en la obra, en la cual el paisaje fluctúa con las memorias. Esto se manifiesta en el proceso de “desdibujando” en: “El sol se fue volteando sobre las cosas y les devolvió́ su forma. […] saltaban de un recuerdo a otro, desdibujando el presente” (Rulfo, 165). La constante metamorfosis de la naturaleza, trabajando en conjunto con la fusión de voces, revela la intercambiabilidad de ficción y realidad, que depende de la perspectiva. Por ejemplo, la idealización de Comala a través de los ojos de su madre en: “Ella misma reconoce que en Comala, el lugar de su infancia y adolescencia que describe como idílico, lleno de árboles y con un aire que cambiaba el color de las cosas” (Rulfo, 168) contrapropone el pueblo que “se ha convertido en un pueblo fantasma y desértico” (Rulfo, 169). A través de la naturaleza, Rulfo destaca la precariedad de la historia y la memoria, manifestándose una interrelación entre mito y historia, realidad y memoria.

En conjunto, es evidente que la naturaleza, el mito y la historia conviven entre las páginas de El reino de este mundo y Pedro Páramo. Aquí surge la cuestión de la identidad hispanoamericana, donde Rulfo y Carpentier destacan la importancia de tradición y mito en la formación de su propia historia. A través de la mezcla entre ficción y realidad en sus obras, donde los elementos mágicos se entrelazan con los hechos históricos, sendos escritores representan sus países y su historia de manera quizás más autentica. Ambos obras adoptan todos los elementos de su cultura, especialmente los mitos, para reconquistar su propia identidad hispanoamericana.

¿Te ha gustado el artículo? Puedes ayudarnos a hacer crecer la revista compartiéndolo en redes sociales.

También puedes suscribirte para que te avisemos de los nuevos artículos publicados.