Alex Pierce en “Charada”, de Sandra Brown: la metaliteratura a las puertas de un crimen

por Nov 26, 2023

Alex Pierce en “Charada”, de Sandra Brown: la metaliteratura a las puertas de un crimen

por

El capítulo XXX de la novela de Sandra Brown propone un entramado entre ficción y realidad que otorga al lector un pasatiempo para resolver el crimen que va gestándose a lo largo de la novela.

Durante la narración de la obra, encontraremos a una Cat Delaney, situada en su casi cuarto año desde el trasplante de corazón que le salvó la vida, abordada por impresiones extremas que nunca había sentido. El miedo, el amor o la compasión, entre muchos otros, nos indican que Charada  (1994) es una novela de sentimientos: nuestro personaje ficticio sufrirá, reirá y se conmocionará con los mismos sucesos que marcarán un antes y un después en el lector real.

El amor, aunque no forma parte del hilo principal de la historia, en donde los personajes juegan a resolver crímenes; será uno de los elementos vertebradores de la narración. Nos toparemos con un narrador predispuesto a mostrar las cualidades de los personajes, pero también sus errores; gracias a ello, Cat Delaney conocerá a Alex Pierce: un escritor de novelas policíacas con una lengua muy afilada y una gran devoción por la botella.

Será Alex Pierce quien juegue, por medio del ingenioso papel de escritor que la autora le confiere a su condición de personaje, con el componente metaliterario. Ficción y realidad se juntarán a lo largo de la obra en numerosas ocasiones gracias a la unión entre el autor real, Sandra Brown, y el personaje ficcional, Alex Pierce.

El capítulo XXX de la obra es uno de los puntos de inflexión de la aparición de la metaliteratura. Veremos cómo Alex Pierce, abordado por sus aflicciones amorosas, querrá continuar escribiendo su tercera novela y, sin embargo, sufrirá un típico bloqueo de escritor.

Como solución, dotará a los personajes de su ficción de una vida «para él» real: la de Cat Delaney.

Esta sintonía entre la ficción de la novela policiaca de Alex Pierce y la novela de sentimientos de Sandra Brown trascenderá también en la lectura, transportando este juego de metaliteratura a la realidad y entremezclando los difusos márgenes entre la ficción y la realidad.

El juego metaliterario da pie a que, en el hilo principal de la narración, otros personajes puedan aprovecharse para también dar forma a las palabras. Veremos cómo quién acosa a Cat Delaney lo hará por medio de artículos de periódico y de la elaboración de un obituario.

La protagonista de la obra de Brown será quien deba buscar las pistas para la adivinanza que el acosador le propone: ¿acaso el miedo o el amor que sienten no son completamente parte de ella? ¿pertenecen a otra persona, al verdadero dueño de ese pequeño puño que le está dando la vida?

Alex Pierce, el personaje más complejo de Charada, proporcionará todas las respuestas al lector confuso e intrigado que se embarque en la aventura.