Amor perruno

por Abr 15, 2022

Amor perruno

por

Aún recuerdo la caricia de tu nariz húmeda contra mi mejilla. El primer día que te vi fue como si mi corazón se detuviese por completo y se llenara de una calidez comparable a los rayos del sol en un día de verano. Aquello era “el amor”. Tus orejitas caídas y tu cara de desconcierto fueron lo que me hicieron que te amase al instante, cuando solo era una cría de diez años.

            Siempre fuiste mi fiel amiga y compañera de juegos, mi Chiquita, como te llamaba. Daba igual cuantos mordiscos me dieses y que la sangre corriese por mis manos, aún conservo las cicatrices de tus dientes, afilados como agujas. Daba igual las travesuras que hicieras, cuánta comida robases de la mesa o que te tumbaras en mi cama, para luego dejarla cubierta de pelos; siempre estábamos juntas en cualquier circunstancia.

            Con el paso de los años fuiste haciéndote mayor y, sinceramente, menos mal, te relajaste un poco. Se te irguieron las orejas y se te afiló el hocico, pero eso sí, los dientes siguieron tan afilados como siempre. Todavía consigo acordarme de cómo te hacías una bola en tu camita y cómo te mordías el rabo en círculo, únicamente para hacer una rabieta cuando no conseguías lo que querías.

            Ya en la vejez, pellejosa, con tu lomo lleno de canas y maloliente, no podía sino sentir ternura por la fragilidad de tu cuerpo. Tu espíritu se mantuvo juvenil y travieso hasta tu último aliento. El amor que sentí y siento por ti es uno de los más puros e incondicionales que jamás he sentido. Tu recuerdo siempre estará en mi memoria como el de la perrita que fue mi primer amor.