El amor en tiempos del poshumanismo. «Los tiempos del odio», de Rosa Montero

por | Ene 16, 2019

El amor en tiempos del poshumanismo. «Los tiempos del odio», de Rosa Montero

por

Los tiempos del odio, Rosa Montero

Barcelona, Seix Barral

400 páginas, 20 euros

Si hay una autora indispensable a la hora de leer ciencia ficción española, esa es sin duda Rosa Montero (Madrid, 1951). Con Lágrimas en la Lluvia (2011), novela ciberpunk feminista allá Blade Runner, introdujo en el mercado mainstream temáticas minoritarias en la ciencia ficción nacional como el poshumanismo y el transhumanismo, los debates sobre el antropoceno y las dinámicas y dilemas entre el capitalismo y el cambio climático. Este libro conformó la primera parte de una, de momento, trilogía compuesta por El peso del corazón (2015) y la recién publicada Los tiempos del odio (2018). Esta última, al igual que las otras, saca a relucir los aspectos sociales más problemáticos de una sociedad que pese a su estética futurista y su ambientación en el 2110, recuerda, y mucho, a la que tenemos que experimentar día a día.

Protagonizada de nuevo por la replicante Bruna Husky, en Los tiempos del odio, la detective madrileña deberá investigar la desaparición de su compañero Lizard, el cual parece haberse desvanecido. Sus pesquisas la llevarán hasta la colonia de Nuevos Antiguos, una secta aislada de la urbe donde y en la que rechazan todo tipo de tecnología. Así, poco a poco se irán desvelando secretos y tramas de poder en un mundo que, como cualquier distopía ciberpunk que se precie, parece al borde del colapso total. Montero crea así una obra que, aparte de mantener a sus lectores en vilo, sugiere muchos asuntos de gran importancia en el contexto poscapitalista actual. El Madrid que nos presenta la autora no es más que una exageración premonitoria de lo que las grandes ciudades españolas puede llegar a ser en un futuro muy cercano. El agua es un material más valioso que el oro y el aire limpio ha sido convertido en un producto de consumo. La contaminación, el crecimiento económico desorbitado y carente de moral han deshumanizado la psique española (la propia investigadora es consciente de su propia fecha de desactivación), llevando al país al desplome social y vital. Esta autodestrucción sistémica no es para la autora algo que nos haya de llevar al pesimismo sino a proponer soluciones claras, lejos del dogmatismo y basadas en la empatía hacia las otras formas de vida que componen el planeta y que, en definitiva, nos ayudan a sobrevivir.

Las premisas de la novela van más allá de la crítica a nuestra economía y forma de gobierno. La propia existencia de Bruna Husky plantea preguntas filosóficas a las que no estamos habituados fuera del campo académico. Su cuerpo es antinormativo en esencia, pues no solo su concepción no ha sido llevada por mecanismos biológicos, sino que su propia composición es sintética en vez de orgánica. Sin embargo, actúa y siente como cualquier cuerpo normativo y sintiente, y acaba siendo un personaje al que los lectores acabamos conociendo en profundidad. Su existencia, aunque ficticia e irreal, es una metáfora en favor de la dignidad de aquellos seres sintientes fuera del poder hegemónico, una alegoría, a fin de cuentas, que define a mujeres gordas, trans, racializadas e incluso a aquellos seres no humanos.

Los tiempos del odio es, en este sentido, la aplicación de conceptos muy en tela de la filosofía y estudios culturales norteamericanos de los últimos años a la (ciencia) ficción y contexto españoles. Al leer las aventuras y misterios de Bruna Husky, nos es inevitable pensar en grandes de la ciencia ficción como Philip K. Dick o Ursula K. Le Guin, pero también en titanes del pensamiento como Donna Haraway (o incluso en el español Jorge Riechmann). Con esta última novela, Montero se vuelve a coronar como una de las autoras más importantes de este país, pues su obra no solo es accesible, sino que también nos hace replantearnos el funcionamiento del sistema, nuestro futuro y las posibilidades que tenemos de mitigar los efectos del colapso atmosférico (o de hundirnos con él).

¿Te ha gustado el artículo? Puedes ayudarnos a hacer crecer la revista compartiéndolo en redes sociales.

También puedes suscribirte para que te avisemos de los nuevos artículos publicados.