“El huevo o la gallina”: Dualidad de voces narrativas en “Por trece razones”, de Jay Asher

por Dic 26, 2023

“El huevo o la gallina”: Dualidad de voces narrativas en “Por trece razones”, de Jay Asher

por

Por trece razones

Jay Asher

304 páginas

RazorBill (Penguin Books)

18 de octubre de 2007

17.50€

Suicidio. Es algo en lo que he estado pensando. No muy seriamente, pero he pensado en ello.
(Hannah Barker, cassette 4, cara A)

 

Por trece razones, de Jay Asher (California, 1975), hace que el lector se adentre en un mundo de dualidades. Encontraremos dobles cassettes relatados y escuchados por una doble voz narrativa que pone en jaque al lector para tomar una decisión: ¿qué vino antes, “el huevo o la gallina”?

“El huevo o la gallina” puede ser la narración por parte del personaje de Hannah Baker: una chica que lucha para adaptarse al vivir en un ambiente escolar antipático y un continuo fluir de desavenencias que finalmente no logra sortear. Sus grabaciones, un total de siete cassettes grabados en doble cara, relatan uno por uno los trece hechos que marcan el hilo conductor de la historia. “La gallina o el huevo” puede ser la narración por parte del personaje de Clay Jensen: amigo y amante de Hannah Barker que, como «Romeo», sufre un desgarrador dolor al descubrir pieza a pieza, aunque tarde, el puzzle que su amor platónico plasma en las temidas grabaciones.

Hannah, en muchas ocasiones, es la personificación de la muerte, mientras que Clay representa la vida. Un personaje ya no está y el otro es más real que nunca. Vemos planteado aquí uno de los dúplices más importantes de la ficción de Asher, que nos va presentando diferentes tiempos: pasado y presente.

La voz será la de Hannah Barker: el juego de sonido, entre grabaciones y narración, pondrá en boca de la narradora la ficción ocurrida en un tiempo pasado, que se convierte en presente en el momento en el que relata los hechos. No obstante, está voz volverá al pasado al ser escuchada por Clay Jensen. Este personaje será los ojos y los oídos del lector, y se encargará de poner tiempo, forma y lugar a los hechos que Hannah Barker relata.

La mirada será igual de importante que la voz, puesto que Clay ayudará a Hannah a destapar el desgarrador misterio de su muerte. Es posible considerar la voz de Hannah como un diario y la mirada de Clay como el primer lector que lo lee.

El entramado de ficción que la narración de Hannah Barker plantea al lector está regido por una clara enumeratio de los sucesos que desencadenaron el final de su historia. Clay Jensen dará cuenta de ello visitando los lugares que se mencionan en la primera narración y ampliando la información que Hannah Barker deja en el aire. Sin embargo, llegará tarde y la paradoja se habrá cumplido: su amor, aunque ya lo era, habrá pasado a ser un imposible. Unidos por sus propias narraciones, amada y amante, serán capaces de juntar presente y pasado, dos historias diferentes pero imbricadas entre sí, para resolver el entramado misterio del suicidio de Hannah Barker. Dos ficciones que, relacionadas, se convertirán en una sola: Por trece razones.

 

Odio esto. Ya no quiero averiguar cómo todo el mundo encaja en una historia.
(Clay Jensen, Cassette 3, Cara B)