Enrique Álvarez Villalobos

Como si todas las noches fueran las de un solo día. «Todas las noches de un día», de Alberto Conejero

El amor que parece que sobrevive en este invernadero es trágico porque ha sido profundo y vital. Parece que Conejero busca reivindicar ese amor doloroso que nos recuerda que –a veces– vivir (que no es otra cosa que amar) duele. El horror trágico del amor tiene más que ver con el destino de los personajes que con las decisiones que puedan tomar.

Leer más

Una apuesta arriesgada. “Seis formas de morir en Texas”, Marina Perezagua

Se trata de una apuesta arriesgada que Perezagua que no ha sabido ganar. A lo largo del libro, el estilo empleado va cambiando, viajando desde la narración hasta casi el ensayo o la investigación, pasando por el informe periodístico, la denuncia, el manual de instrucciones médicas, unos cuantos mensajes oníricos, líricos, escatológicos y hasta con una pizca de género policial. El problema de haber adoptado todos estos puntos de vista es que no logra hacerse con ninguno de ellos.

Leer más

El miedo al cambio. “Retablo” de Marta Sanz

Sin duda alguna, la intención de Marta Sanz con estos dos cuentos es sacar a la luz esos procesos de conflicto que ocurren en un mundo en constante transformación. De un Madrid que poco a poco va perdiendo, como está ocurriendo en todas las ciudades, su esencia de conjunto de barrios por la idea de ciudad cosmopolita que le otorgan la riqueza de las grandes empresas. Nos muestra ese Madrid que fue pero está dejando de ser a base de turismo, franquicias y especulación.

Leer más