Una novela romántica más. “Días sin ti”, Elvira Sastre

por | May 21, 2019

Una novela romántica más. “Días sin ti”, Elvira Sastre

por

Elvira Sastre, Días sin ti

Barcelona, Seix Barral

264 páginas, 18 euros

No puede obviarse en el comentario de esta primera novela de Elvira Sastre (Segovia, 1992) el hecho de que haya conquistado como poeta el favor de miles de lectores en las redes sociales que, de manera previsible, la seguirán fielmente en su salto a la narrativa. Este hecho, sin duda (y para desgracia de algunos lectores), suele asegurar una buena venta. La sospecha de que este y otros factores de mercado hayan sido determinantes para otorgarle el último Premio Biblioteca Breve de la editorial Seix Barral no resulta nada descabellada. Su caso viene a confirmar lo que lleva pasando décadas en el mundo de las editoriales, y que supone un cambio en el curso lógico de los premios literarios. Ya no es necesario crear una obra sólida y novedosa y presentarse desde el anonimato, con cierto temor y nerviosismo, ante el oráculo de la editorial para que esta aclare si ve o no potencial en la firma de uno. Por el contrario, es la editorial la que anima a algunos autores que están iniciando su trayectoria a que se presenten para que puedan avalarlos y, de paso, aumentar las cifras de ventas.

El libro recoge una historia de amor entre un joven escultor, Gael, y su modelo en la escuela donde da clases, Marta. Esta aventura romántica se trenza, a medida que pasan las páginas, con el recuerdo de una larga conversación entre Gael y su abuela Dora, diez años antes. Mientras los dos protagonistas de la novela se enzarzan en su enamoramiento y posterior separación (con un ingente surtido de sentimientos y de emociones), la vieja Dora narra cómo, siendo maestra durante la Segunda República, se enamoró de su alumno Gael (que comparte nombre con su nieto), así como los detalles de toda su tragedia.

De la alternancia de los dos relatos se desprende la enseñanza moral y vital que Gael obtuvo de Dora, pero se permite atisbar también un tema de enorme calado: la acción educativa de los abuelos sobre sus nietos. Sin duda, muchos lectores se pueden sentir identificados con el protagonista a lo largo de su lectura y recordar incluso algunos de los consejos que hayan podido darles sus abuelos. Sastre también ha acertado en la elección de otros dos grandes asuntos humanos: la experiencia directa del amor y sus demonios y la experiencia secundaria a través de la memoria de los antepasados. Desafortunadamente, en lo que no ha acertado tanto es en el modo de abordarlos. El acierto se malogra en un tratado literario demasiado convencional, plagado de estereotipos y de lugares comunes, de puerilidades y de la tentación de buscar esas frases lapidarias sobre el sentido de la vida, que deberían quedar reducidas para los me gusta de las redes sociales. Al terminar la novela, da la sensación de que hubiera requerido antes de su publicación una metódica labor de poda y reescritura a fondo, tratando de alejarlo de todo aquello que ya se puede leer en internet.

Sin el premio es obvio que apenas se hablaría de Días sin ti porque Sastre plantea un argumento de novela romántica juvenil poco original y atractiva tanto en el qué nos cuenta como en el cómo nos lo cuenta. Desde el principio, nada es distinto de lo que uno sabe que va a leer, en parte porque el libro está más redactado que escrito y, cuando quiere escribir, la autora recurre a lo que ya conoce: el refugio de las oraciones que buscan la paradoja, la sentencia, o la frase que, en ocasiones, puede sonar verdaderamente cursi. Parece posible que la novela fueran dos historias cortas en un principio y que la autora quisiera entrelazarlas, o que el romance entre Gael y Marta fuera una especie de esqueleto de un posible poemario que tuviese en mente Sastre, en el que, de alguna forma, esas estructuras que utiliza en la novela encajarían mucho mejor. 

La sensación que le queda al lector es que se ha perdido una oportunidad de demostrar que aquellos escritores que inundan las redes sociales pueden tener algo nuevo que aportar a la narrativa contemporánea. A pesar del fallido intento novelístico de Sastre, parece de esperar que el indudable talento de una poeta que ha atraído a numerosos jóvenes a la literatura mediante sus publicaciones en internet encontrará la disciplina necesaria para brillar como merece en el mundo de la literatura.

¿Te ha gustado el artículo? Puedes ayudarnos a hacer crecer la revista compartiéndolo en redes sociales.

También puedes suscribirte para que te avisemos de los nuevos artículos publicados.