Fernando Larraz

Las ridículas historias humanas de Landero. “Una historia ridícula”, de Luis Landero

El lector familiarizado con la obra de Landero evocará otros personajes suyos marcados por la desazón que les causa su desajuste con el medio (y entiéndase por el medio las expectativas sociales, los límites de su talento o las posibilidades materiales que les ofrece la realidad). Se reconocerá también su característica mirada comprensiva, benevolente y casi nunca sarcástica, ante la mediocridad, los pequeños vicios, la arrogancia o, como consta en el título de esta novela, la ridiculez. Y le resultará familiar, sobre todo, uno de los estilos más sólidos de la narrativa española actual, con un inmenso dominio sobre la lengua.

Leer más

De la soledad y los fantasmas. «La bajamar», de A. Moreno Durán

El esfuerzo de Aroa Moreno Durán se centra en retratar cómo casa la violencia de los acontecimientos políticos fijados en los grandes discursos históricos con las constantes intrahistóricas en que se suceden las vidas de la gente común. Guerras, revoluciones, dictaduras, violencia social…, parece concluir la autora, contaminan la vida cotidiana y la llenan de incomunicaciones, de frustraciones y de la necesidad de reparar los daños infligidos sobre los vínculos maternofiliales.

Leer más

Rebeldía adolescente, pueril rebeldía

Javier Calvo ha elegido un tono a ratos humorístico para la evocación que Pol, el protagonista, hace de lo que ocurrió seis años atrás. Sobre todo, pretende ser cómico el comportamiento decidido y heroico de Oli, la hermana de Pol, su pasotismo bonachón, sus malentendidos con dos lesbianas a las que conoce, sus relaciones ocasionales…

Leer más

La soledad absoluta. “La escapada”, de Gonzalo Hidalgo Bayal

Toda la evocación de esta novela está cargada de melancolía y nostalgia. En el Foneto del presente están las posibilidades malogradas del ayer, pero desde el relato de hoy es posible vislumbrar cómo fueron anunciándose los signos del fracaso. Es la constatación del fracaso, de un fracaso irreparable e inevitable, admitido con estoicismo pero fracaso a fin de cuentas.

Leer más
  • 1
  • 2