Amor y crimen en Nova. “El enigma de la habitación 622”, Joël Dicker

por Sep 2, 2020

Amor y crimen en Nova. “El enigma de la habitación 622”, Joël Dicker

por

Joël Dicker, El enigma de la habitación 622

Traducción de María Teresa Gallego Urrutia y Amaya García Gallego

Madrid, Alfaguara

624 páginas, 21,75 euros (eBook: 10,44 euros)

El enigma de la habitación 622 es la última novela del escritor suizo Joël Dicker (Ginebra, 1985), autor también de La verdad sobre el caso Harry Quebert (2012), obra con la que ganó el Gran Premio de Novela de la Academia Francesa y el Prix Goncourt des Lycéens. La trama nace cuando el propio Dicker, como personaje dentro de la novela, se enfrenta a la escritura de esta misma. Así pues, en busca de inspiración y un remanso de paz irá al Palace de Verbier donde advierte que la placa de la habitación contigua a la suya no  aparece con el número “622” sino con el “621 bis”. En esta habitación se aloja Scarlett, personaje que impulsa al escritor a investigar sobre lo sucedido en dicha habitación: un asesinato cometido el 16 de diciembre años atrás; lo que, a su vez, lleva a nuestros personajes a indagar sobre lo ocurrido con el Banco Ebezner y los aspirantes a su presidencia: Macaire Ebezner y Lev Levovitch. Estos son los ingredientes que permiten la configuración de una historia propia de novela negra con luchas de poder, intrigas de espionaje, fraude fiscal y un crimen donde no solo se busca descubrir la identidad del asesino, sino también la de la víctima, que no se revela hasta llegar a las últimas páginas.

Sin embargo, un argumento aparentemente policíaco y de misterio parece simplemente la excusa perfecta para construir una historia de amor a base de enredos. Y no es que el amor sea un tema más a tener en cuenta, sino que es un tema tan principal que nos señala los diferentes marcos narrativos a los que el autor pretende acercarnos. En primer lugar, se puede distinguir un marco de realidad (si es que podemos denominarlo así), que queda fuera de la acción narrativa y que aparece definido en las primeras páginas por la relación entre Dicker y Sloane. Este es el marco en el que queda encuadrada toda la novela, dado que en el final se regresa a él. A continuación, encontramos el marco de la investigación, que motiva la construcción de la trama y queda determinado por la relación entre Dicker y Scarlett. A partir de este accedemos a un nuevo plano que está marcado por la amistad entre Dicker y su editor, Bernard de Fallois, fallecido el 2 de enero de 2018. De modo que  los fragmentos en los que se narra la relación entre ambos resultan ser reflejo de la realidad del autor y tienen como fin rendir homenaje al editor. Por último, nos topamos con el marco que abarca los acontecimientos relacionados con la habitación 622, este viene definido por el triángulo amoroso que forman Macaire, Anastasia (mujer de Macaire y amante de Lev) y Lev. Es este triángulo amoroso el que sustenta todos los malentendidos, los engaños, las estafas y la manipulación, hasta tal punto que casi parece justificarlos.

Por otro lado, se puede resaltar que, a grandes rasgos, los personajes se caracterizan por una mentalidad extrañamente cerrada y un carácter frío e interesado, a pesar del intento de exaltación del amor y los sentimientos que aparentan presentarnos. Además, Dicker a lo largo de la novela también nos lleva al límite de la realidad, desdibujando sus fronteras y haciéndonos entrar en este mundo de ficción ginebrino sin que apenas tomemos conciencia de ello. De este modo introduce una interesante reflexión acerca del proceso de creación literaria y cómo el autor se sumerge en una ficción que lo atrapa por completo. Tal es el juego entre ficción y realidad, engaño y verdad, que la última sensación con la que se queda el lector es que el libro en sí mismo ha sido tan solo una cortina de humo.

¿Te ha gustado el artículo? Puedes ayudarnos a hacer crecer la revista compartiéndolo en redes sociales.

También puedes suscribirte para que te avisemos de los nuevos artículos publicados.