Nunca confíes en las cosas. “Los secretos de Heap House (Trilogía Iremonger Vol. 1)”, de Edward Carey

por Abr 14, 2024

Nunca confíes en las cosas. “Los secretos de Heap House (Trilogía Iremonger Vol. 1)”, de Edward Carey

por

Edward Carey: Los secretos de Heap House (Trilogía Iremonger Vol. 1)

Barcelona, Blackie Books

384 páginas, 23,90 euros

Los secretos de Heap House es la primera incursión de Edward Carey (1970, North Walsham) en la ficción juvenil. El autor de dos de las novelas para adultos más originales de los últimos años, Observatory Mansions (2000) y Alva and Irva (2003), aporta su estilo peculiar y emotivo al primer libro de la “Trilogía Iremonger”.

Durante generaciones, la familia Iremonger ha sido responsable de «los Cúmulos», un inmenso mar de basura que crece cada día en las afueras de un Londres gótico y dickensiano. Carey maneja con maestría las múltiples voces narradoras de la historia, sobre las que tienen más peso la narrativa de los dos protagonistas de la obra: Clod Iremonger, un joven marginado por el resto de los Iremongers de arriba (el linaje principal); y Lucy Pennant, aguerrida huérfana y una sirvienta de la mansión, también conocidos como Iremonger de abajo (descendientes no directos). Los capítulos alternan entre los protagonistas y las historias se entrecruzan lentamente a medida que Clod y Lucy empiezan a descubrir los oscuros secretos de la familia Iremonger. Cada uno de ellos se enfrenta a importantes retos: Clod tiene la inusual habilidad de oír las voces de los objetos de nacimiento (objetos asignados a cada Iremonger al nacer), y cada objeto pronuncia un nombre diferente. Esta habilidad le hace ser rechazado por muchos miembros de su familia. Clod sufre el acoso de su desdichado primo Moorcus y tiene que enfrentarse a una temida ceremonia de mayoría de edad que implica un matrimonio concertado con una prima desagradable. Lucy se siente oprimida por las normas impuestas a los criados del piso de abajo y lucha por aferrarse a su identidad y a sus recuerdos en una casa donde se la despoja de todo menos del nombre de «Iremonger». A estos retos a los que se enfrentan los dos protagonistas se une un problema aún mayor, los propios Cúmulos que, sin duda, hacen que el lector se plantee las consecuencias medioambientales de nuestra cultura de “usar y tirar”, así como la forma en que acumulamos cosas innecesarias en nuestra cultura consumista. Los Cúmulos rodean la casa y proporcionan un telón de fondo inquietante y desolador, mientras que los objetos del interior de la casa empiezan a resultar amenazadores de una manera muy inesperada.

Cada capítulo va acompañado de retratos evocadores y sombríos de los ocupantes de la Casa de los Cúmulos con sus objetos de nacimiento. Las ilustraciones de los personajes causan en el lector el efecto de estar paseando por el gran vestíbulo de una casa señorial victoriana repleta de retratos familiares, mientras que los diseños que Carey realizó de los mapas de la mansión y los Cúmulos nos adentran en el mundo grotesco y cautivador que el autor ha creado.

Uno de los rasgos más característicos de la novela es la alternancia en la voz narradora. Anteriormente se mencionó que los principales narradores son los protagonistas, Clod y Lucy, aunque algunos capítulos permiten que el lector se asome a las habitaciones más recónditas de la mansión y saber de primera mano qué piensan los demás familiares de la situación y los cambios en la casa. Desde los primos y tíos, Iremongers de arriba que narran sus situaciones personales, hasta los cocineros o el ama de llaves, Iremongers de abajo que expresan sus preocupaciones al notar perturbaciones en los objetos de la casa, todos crean un intrincado laberinto de historias y pequeños informes que irán desenmarañándose para unirse y dar más profundidad a la trama principal.

Como novela gótica, «Heap House» destaca por su exploración de lo macabro y lo inquietante. La propia mansión es un personaje en sí mismo, con sus pasillos retorcidos y pasadizos ocultos que son una metáfora de la naturaleza compleja de la psique humana. La atmósfera se irá cargando de tensión e inquietud a medida que Clod descubre los oscuros secretos que se esconden entre las paredes de su hogar ancestral. Además, esta novela es una importante adición al género juvenil, que ofrece a los lectores una nueva visión de las relaciones familiares, la contaminación y el paso de la adolescencia a la mayoría de edad, todo ello a través de una narrativa compleja y una temática oscura. Estas características permiten ampliar los límites de la literatura juvenil mostrando que las historias dirigidas a un público más joven pueden tratar temas profundos y ser tan estimulantes como las dirigidas a los adultos.

La primera entrega de la “Trilogía Iremonger” es un relato fascinante y de tal originalidad que cautivará a los lectores de principio a fin, ofreciendo una exquisita combinación de fantasía y misterio. La novela es un testimonio del poder de la narrativa para transportar a los lectores a lugares inesperados y la forma en la que un final abierto cargado de suspense puede dejarnos ansiosos por la siguiente entrega.