Vivir con miedo o vivir en libertad. «Vivir sin permiso y otras historias de Oeste», de Manuel Rivas

por | Ene 2, 2019

Vivir con miedo o vivir en libertad. «Vivir sin permiso y otras historias de Oeste», de Manuel Rivas

por

Manuel Rivas, Vivir sin permiso y otras historias de Oeste

Barcelona, Alfaguara

192 páginas, 17,90 euros

Rescatar de la memoria colectiva una de las caras más oscuras de Galicia —el contrabando, el narcotráfico y la cocaína— parece haberse convertido en uno de los propósitos de la literatura y la televisión española este año. A finales de febrero se estrenó la serie televisiva Fariña, adaptación del ensayo homónimo escrito por el periodista Nacho Carretero en 2015, que fue secuestrado de las librerías por la Justicia pocos días antes. Su puesta de nuevo en circulación no tuvo lugar hasta varios meses más tarde, en verano, aunque para entonces ya se había emitido la serie al completo. Ya en septiembre, los espectadores pudieron ver el primer capítulo de Vivir sin permiso que, protagonizada por actores de renombre como José Coronado y Álex González, también cuenta como telón de fondo con el narcotráfico en las costas gallegas.

El escritor y periodista gallego Manuel Rivas (A Coruña, 1957), autor de reconocidos libros de poemas, relatos y novelas como ¿Qué me quieres, amor? (1996), El lápiz del carpintero (1998) y El último día de Terranova (2015), y articulista habitual de El País, acaba de publicar Vivir sin permiso y otras historias de Oeste (2018), cuyas narraciones y personajes transportan a los lectores a una realidad en la que el bien y el mal, el deber y el querer, van de la mano y en la que Galicia vuelve a ser el escenario principal, concretamente la ciudad ficticia de Oeste. Traducida al castellano por él mismo, ya que, como gran parte de sus títulos, se publicó originariamente en gallego, en la obra se recogen tres relatos diferentes en los que el narcotráfico, la autoridad, la violencia y la libertad actúan como hilo conductor.

En “El miedo del erizo”, los protagonistas, Antón Santacruz —el erizo— y Jimmy, encuentran en el mar varios fardos de cocaína mientras están faenando. ¿Una oportunidad para enriquecerse o un obstáculo que puede hacerles perder la vida? Una lectura que invita a la reflexión sobre los propios miedos de cada uno, atreverse o no a dar el paso y asumir las consecuencias que traigan consigo nuestros actos, tengamos o no proyectos a largo plazo en nuestro horizonte. En “Vivir sin permiso”, Nemo Bandeira, un poderoso narcotraficante  de Oeste que acaba de descubrir que tiene alzhéimer, luchará porque sus hijos, en especial Lara Balarés —fruto de una relación anterior a su matrimonio—, no queden desprotegidos ante su inminente deterioro mental. Aunque no estará solo, para Nemo no será fácil dejar todo bien atado antes de su final. Tras leer su historia, tal vez no deberíamos fiarnos de nadie, ni de nuestra propia sombra. Una banda rival, enemigos disfrazados de personas cercanas y el inspector de policía Fito Monterroso le pondrán diferentes piedras en el camino. Por último, en “Sagrado mar”, Nel, preso en la cárcel, quiere “contar la novela de su vida” para poder obtener el traslado a la prisión de Oeste. Entre tanto, su compañero Camagüey tendrá que obedecer a Duroc, su patrón.

Oeste se configura como un protagonista silencioso. Vetusta, Macondo, Oeste… escenarios ficticios que, inspirados en parajes reales, contribuyen notablemente en las decisiones, acertadas o no, que toman los personajes que los habitan. Rivas vuelve a demostrar con su última publicación que es sin duda uno de los mejores narradores de nuestra literatura, un gran retratista de caracteres tan diversos como el de unos pescadores que encuentran cocaína mientras están trabajando, un narcotraficante enfermo que lucha contra viento y marea por dejar a su hija extramatrimonial en buen lugar antes de su deterioro total y unos presos que tienen que someterse a una doble justicia, la de los guardias y la de los patronos. Todos ellos unidos por un lugar, un hogar, un espacio de trabajo, un ring en el que batirse los unos con los otros para demostrar quién tiene más poder: Oeste. Vivir con permiso, vivir de prestado, vivir con miedo, vivir porque otros nos lo permiten, vivir sin libertad porque no queda otra.

¿Te ha gustado el artículo? Puedes ayudarnos a hacer crecer la revista compartiéndolo en redes sociales.

También puedes suscribirte para que te avisemos de los nuevos artículos publicados.