El recuerdo del caos. “Primavera extremeña”, de Julio Llamazares.

por Ene 4, 2021

El recuerdo del caos. “Primavera extremeña”, de Julio Llamazares.

por

Julio Llamazares, Primavera extremeña

Madrid, Alfaguara

128 páginas, 14,15 euros

Cuando nadie se lo esperaba, un nuevo e invisible enemigo golpeó al planeta entero. La pandemia del coronavirus, que comenzó en China, se extendió por todo el mundo, causando innumerables víctimas mortales. Julio Llamazares (Vegamián, León, 1955) expone en Primavera extremeña su experiencia durante el confinamiento que se implantó en España en marzo debido a la crisis sanitaria.

El 13 de marzo de 2020, Llamazares y su familia, con la certeza de la llegada del Estado de Alarma a partir del día 14, partieron hacia un pueblo de Extremadura, para huir de la inminente destrucción metafórica de Madrid. Casualidad es que Llamazares escribiese en 1985 Luna de lobos, un libro sobre maquis, personas que tuvieron que huir al monte para evadirse de las represalias franquistas. Llamazares, en esta ocasión, encarna a los maquis. Huyó al monte, pretendiendo escapar de los efectos masivos que causase el nuevo virus.

En el libro, pueden observarse muchos aspectos que los lectores españoles conocen de primera mano: el empleo de mascarilla y guantes; la famosa “madrileñofobia” que tuvo que sufrir el escritor; las catastróficas cifras de fallecidos en los meses de marzo y abril; la espontánea creación de un hospital de refuerzo en Madrid; la utilización del Palacio del Hielo (pista de patinaje de la capital) como morgue; la célebre desescalada; la primera salida de los niños a la calle (de la que no expone la irresponsabilidad que muchos padres ejercieron) o los primeros paseos que el Gobierno permitió realizar; las manifestaciones iniciales contra el Gobierno, a las que a Llamazares le recuerdan a la “España Negra” por la simbología empleada, el excesivo uso de banderas y la forma de actuar (alusión y crítica al régimen franquista).

Conforme transcurre el tiempo en la obra, cronológicamente, el autor manifiesta el amor que la primavera extremeña causó en él. La falta de contaminación, la poca presencia de seres humanos en las calles o en el campo, la opulenta vista que originaban los paisajes repletos de flores, la invasión de los animales sobre algunas ciudades. También puede verse el panorama ganadero al final de la composición.

Llamazares, su pareja y dos amigos, María y Konrad, confiesa el autor, descuidando ciertas medidas de seguridad entre ellos, realizaban variados planes. Konrad durante estos meses dibujó el paisaje extremeño, la naturaleza y la zona pueblerina con acuarelas. Llamazares involucraría muchas de estas imágenes en Primavera extremeña. Son pinturas excelentes. En una de ellas (p. 114), en la que se aprecian lo que parecen ser dos burros, se puede ver escrito: “abril 2020 para Julio en la época de la cólera. De Konrad”. Época de la cólera: hiperbólico pero acertado.

Para amenizar la angustia que provocaba el encerramiento y las noticias acerca de los datos, Llamazares, que cumplió sus 65 años en Extremadura, y su esposa, con la suavización de las medidas, realizaron algunas excursiones. Muchos puntos de interés permanecían cerrados, como algunos bares. Respecto a ellos, Llamazares se pronuncia: “¿Qué necesidad teníamos de arriesgar la salud subiendo hasta la plaza principal o sentándonos a tomar una cerveza en la única terraza abierta que vimos con el panorama que había en la ciudad? Con ver el de Madrid por la televisión ya nos dábamos por satisfechos” (p. 93).

El 15 de junio, regresaron a Madrid, con miedo. Volvían a un foco de contagio, tras varios meses en una burbuja natural, en la que los casos no eran excesivos. Llamazares formula un símil con el final de las vacaciones, solo que siendo una cuarentena. El 21 de junio, Llamazares termina de escribir el libro, que se publicaría en noviembre de 2020. ¿Qué pensará Llamazares ante el descontrol, en gran parte por la sociedad, que ha habido en el verano? ¿Qué pensará Llamazares acerca de la irresponsabilidad que ha tenido muchísima gente durante todo el otoño?: fiestas, infracción de las normas sanitarias, aglomeraciones de gente, negacionistas o irresponsables que se ponen mal la mascarilla o ni se la ponen, ya sea al aire libre o en espacios cerrados no vigilados. ¿Qué pensará Llamazares acerca de las actuales fiestas navideñas?: se prevé una nueva ola a la vuelta de las vacaciones, por la actuación que va a tener gran parte de la sociedad. Quién sabe si Llamazares nos sorprenderá en 2021 hablando sobre estos temas.

¿Te ha gustado el artículo? Puedes ayudarnos a hacer crecer la revista compartiéndolo en redes sociales.

También puedes suscribirte para que te avisemos de los nuevos artículos publicados.