“Insólitas”: una antología inquietante

por | Sep 17, 2019

“Insólitas”: una antología inquietante

por

Teresa López-Pellisa y Ricard Ruiz Garzón (edición), Insólitas. Narradoras de lo fantástico en Latinoamérica y España

Madrid, Páginas de Espuma

489 páginas, 22,8 euros

Una antología de relatos siempre supone una reflexión. Para empezar, junta textos que, en un principio, no han sido pensados para estar juntos. Por lo menos, es así en el tipo de colección que es Insólitas, antologada por Teresa López-Pesilla y Ricard Ruiz Garzón. Luego, si bien siempre es una posibilidad que un volumen de cuentos sea armado sin mayor plan que el capricho de quien lo escribe, la noción de que agentes externos, distintos a los autores, sean los encargados de organizar el libro supone una intención que interpela al lector. La heterogeneidad de los textos reunidos implica un discurso común que justifica el trabajo de los antologadores o, en este caso, y siguiendo la autodenominación que se dan en la introducción, de las antologadoras.  Por suerte, el subtítulo de esta recopilación es ya, de por sí, una guía: “Narradoras de lo fantástico en Latinoamérica y España”. Aunque, es importante tenerlo claro desde el inicio, el texto recoge una amplia gama de géneros no-miméticos que se vinculan en esa categoría común que es lo insólito: “todo aquello que resulta extraordinario”, se afirma en el trabajo introductorio.

            Por tanto, Insólitas posee una serie de líneas que determinan lo que se puede denominar, siendo laxos, su discurso. La primera, y tal vez la más relevante, visibilizaría a las autoras reunidas: el volumen trae a la atención de quien lea las escritoras de géneros no realistas del ámbito hispánico que existen y han existido siempre, incluso si no han recibido la atención que se merecen. En este sentido, el objetivo central de esta antología busca ser, como se afirma en el prólogo, autodestructivo: la intención es “que caduque pronto, que no haga ya falta, que sus hallazgos, si los hay, dejen de ser necesarios”. Aun así, dicho objetivo define la presentación del libro. No solo recoge textos, presenta autoras: cada relato está acompañado de la biografía de quien lo escribió y, además, de una contextualización que enriquece la lectura.

            A pesar de lo ya comentado, lo esencial, sobra decirlo, son los cuentos. No solo en tanto que visibilizan, también, y sobre todo, por su efectividad como artefactos literarios y por su relevancia para la tradición a la que pertenecen, para la literatura española y latinoamericana. “Mi hermana Elba” de Cristina Fernández Cubas, por ejemplo, ya ha demostrado su valía: para el lector que lo desconozca, será un verdadero hallazgo y, para el que ya se haya encontrado con esta inquietante historia, la relectura resulta, en todo momento, valiosa. También se puede citar “WeKids”, de Laura Gallego, un claro referente de cómo la narrativa breve puede y debe, como ya señaló Julio Cortázar, vencer a quien lee por knock out. Es, en resumen, una de las muchas pruebas que demuestran la calidad de los textos seleccionados por las antologadoras. No faltan, además, textos con un claro matiz crítico: además del referido arriba, podemos mencionar “Loca” de Elia Barceló, que enfrenta al lector a una violación, o “El huésped” de Amparo Dávila, que narra la vida hogareña de un ama de casa que se ve obligada a convivir con un individuo no deseado, alegoría de la violencia de género doméstica. Parece poco mencionar solo cuatro relatos, pues la antología incluye veintiséis escritoras de distintos países hispanohablantes. 

Insólitas es una reflexión o, si queremos ser precisos, una invitación a reflexionar. Esto es una obviedad, en este punto, y lo es desde que leemos el subtítulo. La cuestión, sin embargo, va más lejos. Efectivamente, obliga a cuestionar el canon literario, a fijar la mirada en escritoras que, por distintas razones, todavía no reciben la atención que se merecen. Pero también, y como es de esperar de la literatura, es una interpelación al lector: los relatos, las historias que narran y los temas que abordan no dejaran a quien se sumerja en el libro indiferente. En este sentido, no solo es una lectura ineludible para quienes disfrutan de la variedad de géneros no realistas recogidos en la categoría de lo insólito. Es un referente ineludible para el publico contemporáneo, un cuestionamiento al mundo en el que vivimos. Por tanto, incluso si los cuentos recogidos no fueron pensados para estar juntos, su agrupamiento en este volumen parece quedar más que justificado: por la calidad de los textos y por el espacio que abren en el campo literario. Esta antología no es, en este sentido, un objeto acabado, sino una apertura.

 

¿Te ha gustado el artículo? Puedes ayudarnos a hacer crecer la revista compartiéndolo en redes sociales.

También puedes suscribirte para que te avisemos de los nuevos artículos publicados.