Una sinfonía de huesos rotos. “Vértebra”, de Mariana Revilla Howe

por Feb 3, 2024

Una sinfonía de huesos rotos. “Vértebra”, de Mariana Revilla Howe

por

Mariana Revilla Howe: Vértebra.

Jalisco, Ediciones de la noche.

119 páginas, 4,32 euros.

Algo siniestro está sucediendo en el pueblo: una conspiración entre los vecinos del pueblo, los arañazos de criaturas misteriosas en la puerta y las vértebras quebrándose poco a poco. Es en esta aldea cercana a los acantilados de Dover donde la línea entre la realidad y las pesadillas se desvanece.

Vértebra es la primera novela de Mariana Revilla Howe, en la que busca explorar los terrores más profundos del ser humano y ambientar la trama en un pueblo lúgubre e inhóspito. Elisa o “Els” es la protagonista de la novela, quien viaja a Dover en busca de paz e inspiración para sus nuevos relatos de terror. Tras la creación de un club de lectura, enfocado en compartir los miedos más profundos de sus integrantes, la joven será consciente de que el lugar que solía visitar de niña se ha convertido una aldea donde reinan los secretos y, a pesar de su insistencia, los vecinos siempre rehuyen sus preguntas de forma amable o burlona. La trama se desarrolla en torno a las muertes y vértebras dejadas por posibles aldeanos desaparecidos. Las investigaciones de Elisa desembocarán en una serie de catástrofes y pesadillas, puede que causadas por su propia imaginación o por una fuerza sobrenatural que acecha Dover.

Vértebra es una novela corta de terror psicológico que pretende ahondar en los miedos de los lectores en ocasiones de forma sutil, como el desasosiego por un embarazo, la enfermedad, romperse un hueso o la soledad, o de forma más directa, como puedan ser la oscuridad o las fieras salvajes. Es posible que el mayor de los terrores sea al que se comienza enfrentando Elisa, y que muchos conocerán, el bloqueo creativo o la falta de ideas para escribir un libro. Es esta incesante preocupación por la escasez de ideas lo que la llevará a crear el fatídico club de lecturas que cambiará su vida para siempre. En repetidas ocasiones la protagonista duda de su propia cordura y de los hechos aconteciendo ante sus ojos, ¿serán todos aquellos disparates causados por una imaginación digna de Alicia y “su país de las maravillas”? Caben destacar algunas escenas explícitas o sanguinolentas, que posiblemente no sean plato de buen gusto de los lectores que busquen un terror más clásico o gótico. La culminación de la historia queda abierta a la interpretación y se deja en manos del lector creer que todo fue real o un simple delirio, lo cual puede que no agrade a quien buscaba más explicaciones.

Existe una atmósfera asfixiante que perdura a lo largo de toda la novela, mientras que la lectura es ágil y cautivadora gracias a la brevedad del texto. Los habitantes del pueblo son variopintos y extraños, y hacen de cada interacción con Elisa un suplicio aunque, en ocasiones, crean demasiadas incógnitas o les falta desarrollo, dejando al lector con deseos de conocerlos mejor. Es importante mencionar que este es el primer libro de una trilogía, por lo es posible que la autora proporcione más información de sus personajes a lo largo que avance la historia.